19 septiembre 2018

La población de adultos mayores de Estados Unidos no se revisa la vista con frecuencia.

Escrito por Selina Powell para Optometry Today.

Algunos investigadores de Estados Unidos aseguran que uno de cada cinco norteamericanos mayores no han tenido una revisión de la vista en los últimos tres años o más.

La Encuesta Nacional sobre Envejecimiento Saludable de la Universidad de Michigan entrevistó en 2013 a adultos de entre 50 y 80 años de edad. Los resultados de la encuesta muestran que 18% de los participantes no había tenido un examen de la vista en los últimos tres años, o no estaban seguros de cuándo fué su último examen de la vista.

De aquellos que no habían tenido un examen de la vista recientemente, 25% dijeron que el costo fue un factor principal, y similar cantidad de personas mencionaron la falta de seguro médico como factor principal.

Uno de cada cuatro dijeron que era más fácil comprar gafas sin receta médica, pero la razón más frecuente que dieron los encuestados para no hacerse un examen fue que no habían tenido problemas de la vista.

Referencia

Foto de Pexels

05 septiembre 2018

Ocutech lanza Falcon Autofocus Bioptic Telescope para personas con visión subnormal

Ocutech anunció el lanzamiento limitado de su Falcon Autofocus Bioptic Telescope, una solución con telescopio para pacientes con visión subnormal.

Un representante de la compañía dijo en un comunicado de prensa que el Falcon se sometió a 6 años de desarrollo y pruebas para proporcionar la "visión ampliada más natural posible" para pacientes con baja visión.

Con una sola carga de pilas, el Falcon puede operar por 8 horas, permitiendo al usuario ver claramente y adaptarse a sus actividades diarias. Adicionalmente, la nueva tecnología óptica que usa proporciona un campo de visión de 12.5 grados, según el comunicado.

Actualmente el dispositivo está desponible de manera limitada a través de algunos especialistas en baja visión en Estados Unidos, y esperan un amplio lanzamiento en unos meses.

"Como pioneros en el desarrollo de telescopios de alta calidad, nos complace continuar nuestra innovación tecnológica que apoya las necesidades sociales de personas con baja visión," dijo Henry Greene, co-fundador de Ocutech.

Referencia


22 agosto 2018

Desprendimiento de vítreo

La mayor parte del interior del ojo está lleno de vítreo, que es una sustancia gelatinosa que ayuda al ojo a mantener su forma redonda. Hay millones de fibras muy finas entrelazadas en el vítreo que están prendidas a la superficie de la retina, el tejido ocular sensible a la luz.

A medida que envejecemos, el vítreo se encoge lentamente, y sus fibras jalan la superficie de la retina. Generalmente las fibras se rompen, permitiendo al vítreo separarse de la retina. Esto es el desprendimiento de vítreo.

La mayoría de las veces, un desprendimiento de vítreo, también conocido como desprendimiento de vítreo posterior, no es peligroso para la vista y no requiere de tratamiento.

Un desprendimiento de vítreo es una condición común que generalmente afecta a personas mayores de 50 años, y es muy común después de los 80. Las personas miopes tienen un riesgo mayor. Quienes tienen desprendimiento de vítreo en un ojo tienen más probabilidad de tener deprendimiento en el otro ojo.

A medida que el vítreo se encoge, se vuelve algo fibroso, y las fibras pueden proyectar pequeñas sombras en la retina que se perciben como corpúsculos flotantes, o parecer telarañas que flotan en el campo visual. Un síntoma de desprendimiento de vítreo es un pequeño pero súbito incremento en el número de partículas flotantes, que puede venir acompañado de destellos de luz en la visión periférica.

La única manera de diagnosticar la causa del problema es con un exámen completo de la vista con dilatación pupilar. Si el desprendimiento de vítreo ha provocado un hoyo macular o desprendimiento de retina, el tratamiento oportuno puede prevenir la pérdida de visión.

Aunque el desprendimiento de vítreo no pone en riesgo la visión, a veces algunas de sus fibras pueden jalar tan fuerte la retina que crean un hoyo en la mácula o producen un desprendimiento de retina. Ambas condiciones ponen en peligro la visión y deben ser tratadas de inmediato, evitando el riesgo de pérdida permanente de la visión.

Quienes experimenten un súbito incremento de partículas flotantes o destellos luminosos en la visión periférica deben someterse a un examen completo de la vista con un oftalmólogo tan pronto como les sea posible.

Referencia