17 enero 2018

La resistencia a los antibióticos oculares

Escrito por Katherine M. Mastrota y Milton M. Hom para Optometry Times.

El invitado menos deseado, una superbacteria llamada mcr-1 positivo, llegó a los Estados Unidos en mayo de 2016. Ese evento, junto con la creciente amenaza del virus del Zika, ha llevado a los microbios a la vanguardia de nuestro pensamiento.

El dilema que enfrentamos es que no tenemos tratamientos viables para muchos de estos nuevos microbios. El mcr-1 positivo es una superbacteria, lo que significa que tiene resistencia no solo a una clase de medicamentos sino a varias clases. La nueva superbacteria es resistente incluso a nuestra última línea de defensa, el antibiótico Colistin (colistimetato de sodio).

La resistencia a los antibióticos es la habilidad de los microbios para sobrevivir a los efectos de los componentes del medicamento para erradicarlos.

Los microbios han habitado la tierra durante miles de millones de años y pueden ser las formas de vida más antiguas del planeta. Tienen la capacidad de sobrevivir en los ambientes más extremos. Su éxito para sobrevivir se debe a su notable adaptabilidad. Tener la flexibilidad de cambiar bajo condiciones ambientales externas extremas, por ejemplo la exposición a los antibióticos, asegura la supervivencia del microbio.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural. Durante el desafío antibiótico en el curso de las generaciones bacterianas, aquellas bacterias que son débiles o sensibles al medicamento perecerán, y los resistentes continuarán prosperando y multiplicándose. Por ejemplo, la bacteria que ha pasado por una mutación genética aleatoria que brinda material genético para codificar la resistencia a los antibióticos continuará su población. Este proceso de selección natural asegura la supervivencia genética.

Diferentes mutaciones genéticas codifican diferentes mecanismos de resistencia en la bacteria. Algunas bacterias tienen material genético que codifica para enzimas que desactivan el reto antibiótico. Otros eliminan los sitios de aterrizaje del antibiótico para que no pueda ejercer su efecto terapéutico. La bacteria puede cerrar las membranas bloqueando el acceso al antibiótico dentro de la célula, y otras incluso desarrollan bombas para sacar el antibiótico de la célula.

Cuando la bacteria tiene el genoma que codifica la resistencia, pueden pasarlos verticalmente a las siguientes generaciones o pasarlo horizontalmente a sus contemporáneas mediante diferentes mecanismos.

El Staphylococcus aureus es reconocido por su gran flexibilidad para enfrentar el reto. A principios de los 1960s, el S. aureus se reconoció como el primero en resistir el antibiótico favorito de ese tiempo, la meticilina.

Comenzando el siglo XXI S.aureus y otros grupos de bacterias se han vuelto resistentes a la meticilina y otras clases de antibióticos, incluyendo las fluoroquinolonas.

Se cree que el actual aumento alarmante en los niveles de resistencia a los antibióticos multiclase de grupos de bacterias se debe al uso excesivo de antibióticos en medicina, agricultura y medicina veterinaria. La exposición bacteriana a los antibióticos en estos entornos genera resistencia microbiana que se transfiere y se propaga a través del contacto de persona a persona, alimentos, agua y otras fuentes.

Los centros de control de enfermedades estimaron en 2015 que más de 2 millones de infecciones en los Estados Unidos se debían a organismos resistentes a los antibióticos que culminaron en 23 mil muertes.

La resistencia a los antibióticos también está presente en el cuidado de los ojos. Una bacteria bastante familiar es la Pseudomonas aeruginosa (PA), que causa queratitis y úlceras corneales. Se ven infecciones por PA relacionadas al uso de lentes de contacto. Hay una nueva especie de PA llamada pseudomonas aeruginosa resistente a multidroga o MDR-PA. Ésta es una superbacteria que muestra resistencia a varios antibióticos. Comparada con la PA, MDR-PA es más virulenta y el tratamiento tiene resultados más pobres. Con la MDR-PA aparecen con más frecuencia perforaciones corneales y se requiere de queratoplastías.

Los usuarios de lentes de contacto no son inmunes a la resistencia a los antibióticos. La marea creciente de resistencia se puede observar en varios casos de úlceras por PA relacionadas con el uso de lentes de contacto. Debido a que la mayoría de las úlceras son causadas por Pseudomonas, la MDR-PA es más común de lo que se pueda pensar. Los estudios han demostrado que la causa principal de muchas fallas en el tratamiento con antibióticos es la resistencia.

En muchos casos, el régimen inicial de antibióticos ha probado no ser efectivo. Se recomienda cambiar el régimen inicial de vez en cuando para tratar de reducir la resistencia en las pseudomonas. Salir del cuadro de los antibióticos normales es otra opción. Como se mencionó antes, la Colistina ha mostrado ser efectiva contra las bacterias incluso en tratamientos oculares, pero las nuevas superbacterias son resistentes a la Colistina. En un caso, la dosis tuvo de aplicarse tópicamente cada hora. Tomó 28 días de tratamiento para resolverse finalmente. La cicatriz permaneció incluso después de un año de seguimiento.

Referencia

Foto de Skeeze

10 enero 2018

Las personas con asma y fiebre de heno tienen 50% más probabilidad de desarrollar cataratas

Escrito por Selina Powell para Optometry Today

Una nueva investigación publicada en The Journal of Dermatology ha explorado la relación entre las alergias y enfermedad ocular.

El estudio de 14776 participantes mayores de 19 años encontró que los pacientes con asma y fiebre de heno tienen un riesgo 50% mayor de desarrollar cataratas.

La investigación también examinó la relación entre dermatitis atópica (eccema), glaucoma y cataratas, pero no encontró ningún patrón significativo entre las condiciones.

Hay aproximadamente 5.4 millones de personas con asma en el Reino Unido, incluyendo 1.1 millón de niños y 4.3 millones de adultos.

Los autores subrayaron: "Deben hacerse esfuerzos para reducir el riesgo de complicaciones oftalmológicas cuando se tratan a pacientes con enfermedades alérgicas."

Referencia

Foto de Rick Toxik

03 enero 2018

De la hojita del calendario

Aléjate de la gente que sólo viene a darte quejas, problemas, historias desastrosas, miedos y juicios sobre otros. Si alguien busca un bote para tirar su basura, procura que no sea en tu mente.

La forma más sencilla de evitar fallar en algo que no deseas hacer, es decir NO desde el principio.

Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que luchar frente a una situación que no puedes cambiar.

Perdona, deja ir las situaciones que te causen dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor en el recuerdo.

Foto de 12019

27 diciembre 2017

En la terapia para glaucoma no debe descuidarse la superficie ocular

Resumen del escrito de Leslie O'Dell y Ben Gaddie para Review of Optometry.

Un estimado de 2.2 millones de americanos tienen glaucoma y 20 millones tienen ojo seco —es muy probable que los especialistas vean pacientes que estén diagnosticados con ambos padecimientos.

Las investigaciones sugieren que la comorbilidad de ojo seco en pacientes tratados tópicamente por hipertensión ocular y glaucoma podría alcanzar entre 20% y 59%. Pero pocos se detienen a considerar la asociación entre estas dos enfermedades crónicas y progresivas. Con frecuencia, es casi imposible saber cuál enfermedad llegó primero y qué tanto del ojo seco es iatrogénico —causado inadvertidamente por un tratamiento o procedimiento médico.

El ojo seco puede provenir del tratamiento médico de glaucoma, por ejemplo. Los estudios muestran que 38% de los pacientes con glaucoma están usando sustitutos de la lágrima, y el principal medicamento para glaucoma viene con efectos secundarios como alergia, toxicidad, efectos inmunoinflamatorios, queratitis punctata, inflamación conjuntival y disrupción de la película lagrimal.

Con cada medicamento adicional incluído en el tratamiento para glaucoma, el riesgo de un evento adverso o posible exacerbación del ojo seco se multiplica.

Los medicamentos para bajar la presión intraocular son el principal tratamiento para glaucoma, pero no solo contienen sus ingredientes activos para bajar la presión, sino también excipientes, incluyendo preservativos y agentes viscosos, todos los cuales pueden impactar negativamente a la superficie ocular. Algunos factores de riesgo incluyen la duración del tratamiento, la concentración de preservativos en el medicamento, el número de medicamentos usados, una presión intraocular más alta y la severidad de la enfermedad.

Las pruebas clínicas de medicamentos para glaucoma en general no representan sus efectos en la superficie ocular debido a que los pacientes en riesgo de enfermedad de la superficie ocular se excluyen, la duración del estudio es corta y no evaluan los efectos de la medicación múltiple en la superficie ocular.

El pH de un medicamento es importante para la penetración corneal y la absorción del agente terapéutico. Una película lagrimal saludable tiene un pH de entre 7.3 y 7.7 y está en el nivel más bajo (más ácido) en la mañana al despertar. Para que el medicamento de glaucoma no sea incómodo el pH debería estar entre 6 y 8. Un medicamento dentro de ese rango permite una mejor absorción debido al menor lagrimeo por incomodidad, así como menor riesgo de daño al tejido. Algunas gotas como Trusopt, Cosopt y Zioptan tienen pH de 5.6 haciendo que se incrementen los síntomas de irritación y lagrimeo.

Algunas otras contienen preservativos como cloruro de benzalconio (CB) que es necesario para prevenir la contaminación por microbios y prevenir la descomposición del ingrediente activo, pero no es ideal para la salud de la córnea, ya que rompe la película lagrimal. Según algunos estudios, eliminar el preservativo disminuye la sensación de ojo seco.

Cuando no se atiende el problema, el ojo seco puede impactar el manejo del glaucoma ya que el incremento de los síntomas puede llevar al incumplimiento con el medicamento, además de que la ruptura de la película lagrimal puede afectar la confiabilidad de el examen del campo visual. También en el manejo quirúrgico del glaucoma es importante la salud de la superficie ocular, debido a que la inflamación provocada por el uso de CB puede provocar desgarro conjuntival.

Referencia

Foto de Cafepampas