09 agosto 2017

Blefaritis y su tratamiento

La blefaritis es una inflamación de los párpados, involucra la parte de los párpados donde las pestañas están insertadas y afecta ambos ojos. Ocurre comúnmente cuando las glándulas de los párpados se tapan, causando irritación y ojos rojos. La blefaritis es una condición crónica difícil de tratar, pero en general no causa daño permanente a la vista, y no es contagiosa. El único tratamiento necesario para la mayoría de los casos de blefaritis puede ser el cuidado individual, como lavarse los ojos y usar compresas calientes. Si eso no es suficiente el médico puede prescribir tratamientos como:

  • Medicamentos para la infección. Los antibióticos aplicados en los párpados han mostrado aliviar los síntomas y resolver la infección bacterial de los párpados. Se encuentran disponibles en varias presentaciones incluyendo gotas, cremas y ungüentos. Si la infección no se resuelve con estos antibióticos, el médico puede sugerir antibióticos orales.
  • Medicamentos para la inflamación. Las gotas desinflamatorias o pomadas pueden ayudar a controlar la inflamación. El médico puede recetar incluso ambos medicamentos desinflamatorios.
  • Medicamentos que afectan el sistema inmune. La ciclosporina tópica es un inhibidor de la calcineurina que ayuda a aliviar algunos síntomas de blefaritis.
  • Tratamientos para las condiciones subyacentes. La blefaritis causada por dermatitis seborréica o rosácea puede ser controlada tratando esas enfermedades.

La blefaritis raramente desaparece por completo. Incluso con un tratamiento exitoso, la condición con frecuencia es crónica y requiere atención diaria de lavado de párpados. Si no hay respuesta al tratamiento, o si ha habido pérdida de pestañas, o solo un ojo está afectado, la condición puede ser causada por un cáncer localizado.

Referencia

02 agosto 2017

Cirujano describe los beneficios de los nuevos procedimientos de glaucoma

El Dr. Vipul Lakhani, exhortó a los asistentes a una reunión de la Academia de Optometría de Nueva Jersey para considerar la cirugía temprana en el tratamiento del glaucoma.

Dijo que su procedimiento favorito es la canaloplastia interna. "Lleva 10 minutos realizarla, se dirige al sitio de mayor resistencia y resulta en una caída promedio de 35% en la presión intraocular", dijo Lakhani, de Tom's River, N.J., en la reunión.

Dijo que realiza este procedimiento, que observó es similar a la angioplastia, en pacientes con glaucoma de moderado a avanzado no controlado.

"La primera semana o dos tienes que esperar a que el viscoelástico empiece a trabajar", señaló. "La presión será elevada hasta entonces".

El CyPass Micro-Stent (Alcon), una cirugía de glaucoma mínimamente invasiva (CGMI), aprobada recientemente, que se realiza durante la cirugía de cataratas, ha demostrado que reduce el 20% (desde el inicio) la presión intraocular en el 73% de los pacientes cuando se combina con la cirugía de cataratas.

Lakhani dijo que también está viendo buenos resultados con el iStent (Glaukos). "Mis resultados son mucho mejores ahora que hace 2 años", dijo. "La colocación de iStent es la clave."

"Xen Gel Stent (AqueSys), que es un procedimiento similar a la trabeculectomía, pero no tiene los mismos efectos secundarios", dijo Lakhani. "En pacientes donde la malla trabecular no puede rescatarse, el material blando del Xen Gel Stent se inyecta en el espacio subconjuntival, evitando la malla trabecular", continuó. La hipotonía transitoria temprana se observa en algunos pacientes, señaló, pero la tasa de complicaciones es baja. Los pacientes tendrán una ampolla postoperatoria.

Un estudio de 865 pacientes mostró que a los 3 años había una reducción del 50% de la presión intraocular y un 74% de la disminución de los medicamentos, dijo. El procedimiento está indicado cuando la terapia médica fracasa, pero aún no está aprobado por la FDA, observó Lakhani.

"El tratamiento del glaucoma hoy en día es drásticamente diferente que hace unos años", dijo. "Durante mucho tiempo tuvimos opciones muy limitadas y tratamos a la mayoría de nuestros pacientes con glaucoma igual. "Este es un momento emocionante para nuestros pacientes porque ahora tenemos procedimientos quirúrgicos que son menos invasivos, con menos complicaciones y proporcionan muchos de los mismos beneficios que tienen nuestros procedimientos tradicionales", continuó.

Referencia


26 julio 2017

Nistagmo tratado con implante magnético

Una condición que causa un movimiento involuntario de los ojos en cerca de una de cada 400 personas ha sido tratada usando imanes implantados atrás de los ojos de un paciente. El estudio de este caso, publicado en Ophthalmology, es el primero que se sabe que usa un implante para controlar el movimiento de los ojos.

Investigadores de la University College London y la University of Oxford desarrollaron un juego de implantes magnéticos para tratar el nistagmo en un paciente que desarrolló la condición a los 40 años de edad.

El tratamiento incluyó implantes magnéticos en el piso orbital de cada ojo, y acomodar otro imán en los músculos extraoculares que controlan el movimiento de los ojos.

Los imanes son capaces de controlar los movimientos oculares involuntarios que caracterizan el nistagmo sin ser demasiado restrictivos dado que la fuerza de los movimientos de parpadeo es más débil que los movimientos voluntarios de los ojos.

La prueba después de que los imanes fueron implantados reveló que la agudeza visual del paciente había mejorado y no hubo ningún impacto negativo en su rango funcional de movimiento. Más de cuatro años después, el paciente reporta una mejora significativa en las actividades diarias y ha logrado regresar al empleo remunerado. Tiene un grado de visión doble, pero ésto estaba presente antes de que los imanes fueran implantados.

El autor principal Dr. Parashkev Nachev explicó a Optometry Today que el impacto en la vida cotidiana del nistagmo podría ser tan perturbador como la degeneración macular. "Una de las cosas que a menudo se descuida con el nistagmo es lo profundamente perturbador que es el efecto sobre la función visual", añadió.

Los investigadores ahora están reclutando pacientes para un ensayo clínico más grande que implica entre seis y 12 personas.

Antes de implantar los imanes en el paciente, los investigadores probaron los implantes externamente usando una lente de contacto a medida. "Podíamos ver que se detuvo, o disminuyó la oscilación del ojo, pero el paciente todavía podía cambiar su mirada", compartió el Dr. Nachev. Las prótesis magnéticas fueron implantadas en dos sesiones separadas por el profesor Geoff Rose y David Verity en el Moorfields Eye Hospital. Los imanes estaban envueltos en titanio —un material que se ha utilizado en pacientes durante décadas y no tiene reacciones adversas con el tejido.

Es la primera vez que un implante se utiliza para alterar el movimiento normal del ojo y abre nuevas vías de tratamiento para una amplia gama de condiciones. El Dr. Nachev resumió que el estudio del caso era una ilustración de un concepto más general: que los problemas neurales no siempre tienen soluciones neurales. "Debido a que la neurología es tan compleja y los mecanismos son a menudo tan diversos a veces tenemos que ser innovadores y pensar más allá de la línea, teniendo en cuenta otros puntos en el camino", explicó. "Lo más importante con cualquier tratamiento potencial es que ayuda a alguien que actualmente no se puede ayudar", concluyó el Dr. Nachev.

Referencia

Foto de Congerdesign