13 febrero 2019

Optometristas entrenados son tan capaces como los oftalmólogos al monitorear la degeneración macular relacionada a la edad.

Escrito por Olivia Wannan para Optometry Today

Un estudio realizado en el Reino Unido, que compara las habilidades de monitoreo de optometristas entrenados y oftalmólogos apoya la idea de fortalecer la atención ocular primaria.

La profesora Usha Chakravarthy, de The Queen's University, Belfast, y Barney Reeves, de la Universidad de Bristol, encontraron que, después de un proceso de educación y aprobación, los optometristas sin experiencia previa tuvieron el mismo éxito que los oftalmólogos en la identificación de pacientes con degeneración macular (húmeda) relacionada con la edad (DMRE).

La profesora Chakravarthy dijo a Optometry Today que 48 optometristas tomaron una serie de seminarios web. Después de esto, tanto los optometristas como los oftalmólogos tuvieron que pasar una prueba formal antes de ser elegibles para el estudio, que fue publicado en la revista en línea BMJOpen.

La profesora dijo: "De esta manera, nos aseguramos de que todos los participantes tuvieran un conocimiento suficiente de la anatomía retiniana, la estructura y cómo la enfermedad afecta estos tejidos, lo que les permite interpretar las exploraciones tomográficas. Por lo tanto, nos habríamos sorprendido si hubiera habido una gran diferencia entre los grupos de participantes. Los resultados fueron consistentes con esta expectativa."

La profesora Chakravarthy señaló que mejorar los servicios de cuidado compartido es una forma importante de reducir la carga de trabajo en los hospitales. "Con nuestra investigación resaltamos que el monitoreo de rutina de la DMRE (húmeda) puede llevarse a cabo de manera efectiva en la comunidad, lo que no solo libera las citas hospitalarias, sino que a menudo es más conveniente para los pacientes", dijo.

Sin embargo, también advirtió que: “Cualquier propuesta para introducir la atención compartida debe incluir la validación del desempeño de los optometristas comunitarios participantes a través de capacitación y pruebas apropiadas. "Deberíamos desarrollar pruebas apropiadas e implementar métodos para monitorear el cumplimiento de los estándares durante la implementación", aconsejó.

Referencia

Imagen de Skeeze




06 febrero 2019

Científicos prueban extracto de baya como tratamiento para cáncer ocular.

Escrito por Selina Powell para Optometry Today.

Algunos científicos están explorando el potencial de un extracto de baya como una manera de prevenir que una forma común de cáncer de ojo en adultos se propague.

En un nuevo estudio, que fue publicado en Molecular Cancer Research, los investigadores encontraron que un compuesto extraído de la planta de primavera baya de Navidad inhibió el crecimiento del cáncer uveal en pruebas preliminares.

Los investigadores cultivaron tres diferentes tipos de células de melanoma uveal en el laboratorio, luego los trataron con un compuesto de extracto de la baya, FR900359 (FR).

El Dr.Jeffrey Benovic, del Sidney Kimmel Cancer Center, dijo que las células cancerosas parecían revertirse a los melanocitos típicos cuando las exponen al compuesto. "FR parece ser capaz de ayudar a restablecer las células a su estado normal," explicó.

Altas dosis de FR matan las células, sugiriendo que el compuesto podría ser un efectivo tratamiento para el melanoma uveal algún día.

Como siguiente paso, los investigadores planean usar FR en un modelo de melanoma uveal en un ratón.

Referencia

Foto de Homecare119

30 enero 2019

Control optométrico en la epidemia de opioides.

Escrito por Benjamin P. Casella para Optometry Times

He oído doctores de varias especialidades referirse a su pago de licencia de la Drug Enforcement Agency (DEA) como puros impuestos y programas de monitoreo de medicamentos recetados, según el alcance del gobierno.

Es cierto que cuando mi licencia de la DEA está a punto de expirar, quisiera que el cargo por renovación costara algunos cientos de dólares menos. Sin embargo, me doy cuenta de que todo es por el privilegio de prescribir sustancias controladas para el dolor agudo de los ojos y sus anexos.

En cuanto a los programas de monitoreo de medicamentos recetados, los optometristas en Georgia con licencia de la DEA tenían que registrarse antes de enero de 2019, y no podría estar más de acuerdo en que estos programas son necesarios e incluso esenciales para frenar la sobredosis en los Estados Unidos.

En diciembre de 2018, el Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicó un reporte sobre las muertes por sobredosis en Estados Unidos entre 2011 y 2016 que contenía, entre otras métricas, las drogas más comunes involucradas.

No fue sorpresa que fueran los opioides sintéticos —indicados para dolor severo— los primeros en la lista de las referencias en los certificados de defunción del 28.8% de muertes por sobredosis de drogas. La heroína y la cocaína también estuvieron en los tres primeros.

Los optometristas deben tener un interés particular en estos datos, al menos desde la perspectiva de un ciudadano preocupado. Sin embargo, a medida que continúa la lista de medicamentos, se enumeran los que se recetan comúnmente para el dolor ocular agudo.

Algunos de estos medicamentos causaron el 5% de las muertes por sobredosis en 2016. Pueden ser relativamente baratos y estar fácilmente disponibles, y funcionan bastante bien para controlar el dolor intenso, por ejemplo, de una abrasión corneal.

Animo a todos a leer el informe. Enseño un curso de educación continua sobre el uso de medicamentos, y he incorporado estos datos en mi plan de estudios. A medida que se disponga de más datos, la esperanza es que las estadísticas del CDC muestren un fuerte descenso de la epidemia de sobredosis de medicamentos en los Estados Unidos.

Referencia

Foto de Angelorosa

23 enero 2019

Se ha exagerado sobre los efectos dañinos en niños del tiempo frente a la pantalla.

Escrito por Selina Powella para Optometry Today.

Miembros del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil han subrayado que los efectos perjudiciales del tiempo frente a pantallas en niños son con frecuencia exagerados. También sugieren que muchos de los efectos negativos atribuídos al tiempo frente a pantallas pueden deberse a que otras actividades, como el deporte, socializar y dormir, están siendo desplazadas por el tiempo de uso de pantallas.

En nuevas orientaciones sobre el tema, miembros del Colegio aseguran que las pruebas en un umbral de tiempo de pantalla diaria para los niños es débil. "No podemos recomendar un límite para el tiempo total de pantalla en niños," aseguraron. Aunque no se establece un nivel máximo sugerido de tiempo de pantalla diario, estos médicos sugieren que los niños no usen pantallas en las horas antes de irse a dormir.

Los especialistas han desarrollado cuatro preguntas para guiar a las familias que desean observar más de cerca el tiempo de pantalla en su hogar. Las consideraciones incluyen si el tiempo de pantalla está controlado, si el uso de la pantalla interfiere con las actividades familiares o el sueño y si los miembros de la familia pueden controlar la ingesta de bocadillos durante el tiempo de pantalla.

Al desarrollar la guía, miembros del Colegio encuestaron a 109 niños y jóvenes en todo el Reino Unido entre las edades de 11 y 24 años.

Los encuestados utilizaron las pantallas durante un promedio de una hora y media antes de dormir, con un 88% informando que el tiempo de pantalla tuvo un impacto negativo en el sueño. Alrededor de uno de cada tres (35%) dijo que el tiempo de pantalla tuvo un impacto negativo en su estado de ánimo o salud mental. En promedio, los participantes en la encuesta reportaron pasar 2 horas y media en una computadora, tres horas en el teléfono y dos horas viendo televisión cada día.

La guía del Colegio sigue a la publicación de un artículo en BMJ por investigadores de la University College London acerca del impacto sobre la salud de la gente joven que provoca el tiempo frente a las pantallas. Después de analizar los resultados de 13 revistas científicas, los autores concluyeron que hay evidencia "moderadamente fuerte" para una relación entre altos niveles de tiempo de pantalla, obesidad y síntomas depresivos. También encontraron "evidencia moderada" para una relación entre el tiempo en pantalla y mayor consumo de una dieta poco saludable además de peor calidad de vida.

Referencia