16 febrero 2011

Anatomía: los párpados

Los párpados son pliegues de piel, músculo y tejido fibroso que protegen al globo ocular. Su gran movilidad es posible gracias a su delgadez. El párpado superior es más grande y móvil que el inferior.

El músculo elevador, que es el retractor principal del párpado superior se origina en el vértice de la órbita.

Con el transcurso de la edad, la piel delgada del párpado superior tiende a colgarse sobre el plegamiento del párpado y puede tocar las pestañas.

Los párpados se cierran por la acción de un músculo elíptico llamado orbicular.

Las personas suelen parpadear de cuatro a seis veces por minuto, pero en tareas que requieren de concentración el parpadeo se reduce a solo una o dos veces por minuto.

Las pestañas superiores funcionan como protectores contra el sol. Anatómicamente la ceja delinea el borde orbital superior, y parece que su función es impedir que el sudor de la frente corra hacia los ojos.

Por razones desconocidas, el pelo de las cejas y las pestañas solo crece hasta una longitud determinada.

Enfermedades de los párpados:

  • Orzuelo.- Es un abulamiento rojo en el borde del párpado causado por infección bacteriana en la raíz de una pestaña. Es doloroso al tacto pero no daña al ojo.
  • Chalazión.- Se desarrolla más arriba del borde del párpado y no es producido por infección sino por bloqueo de las glándulas oleosas que lubrican el ojo. Es relativamente indolora pero desagradable a la vista.
  • Blefaritis.- Es una inflamación del borde de los párpados que a veces produce un exceso de grasa la cual favorece el crecimiento de bacterias y ocasiona comezón. Con frecuencia la blefaritis es crónica y se asocia a dermatitis seborréica.
  • Menos comunes son el entropión, donde el párpado se invierte hacia el ojo, haciendo que las pestañas rocen la conjuntiva. Este roce provocará irritación y lagrimeo abundante.
  • Ectropión.- En esta entidad el párpado inferior se cuelga hacia afuera, lo que impide que se cierre adecuadamente resultando en una deficiente lubricación ocular. Al igual que el entropión, el ectropión es más comúnmente visto en personas mayores debido a la flacidez de la piel.
  • La ptosis o párpado caído es causada por debilidad del músculo que eleva el párpado superior. Puede ser resultado de la edad o de alguna lesión y puede llegar a impedir la visión.

Referencias:

  • Daniel Vaughan (2000) Oftalmología General, El Manual Moderno.
  • Helmut Buettner (2002) Guía de la Clinica Mayo sobre Visión y Salud Ocular, , Edit. Trillas.
  • David Miller (1983) Oftalmología, Limusa.