28 noviembre 2012

Ceguera nocturna: uno de los primeros síntomas de Retinosis Pigmentaria

Recordando el día mundial de retinosis pigmentaria, el último domingo de septiembre, Yareli Peñaloza, médico del Centro de Medicina Integral y Cubana habla sobre la enfermedad que presenta la ceguera nocturna como sus primeros síntomas.

“Una vez que el paciente presenta disminución de la capacidad visual durante la noche, es necesario que se realice una valoración por el especialista para descartar Retinosis Pigmentaria, o en su defecto detectarla oportunamente”, explicó Peñaloza.

El paciente puede tener la sensación de que está perdiendo la vista, lo que lleva al paciente a un profundo temor, dijo la especialista.

La retinosis pigmentaria es una enfermedad degenerativa hereditaria que produce disminución de la capacidad visual hasta la ceguera. Se desarrolla lentamente lo que hace difícil su detección.
Explicó la Dra. Peñaloza que la enfermedad puede tardar hasta 15 años en desarrollarse y suele detectarse en personas de entre 25 y 40 años con más frecuencia.

También afecta el campo visual constriñéndolo, pero la afectación es diferente en cada persona.

El único país que ofrece una alternativa para detener la progresión de la retinosis pigmentaria es Cuba. En la isla se ha visto beneficiados pacientes de 82 países por este tratamiento.

Para su tratamiento, dijo la Dra. Peñaloza, se solicita al paciente un resumen clínico que se envía a Cuba para determinar si pueden ser atendidos en la isla, y de ser así, se programa el viaje y la clínica en la que se atenderá. De regreso al país de origen contarán con seguimiento de los especialistas isleños.

El Centro de Medicina Integral y Cubana también cuenta con servicios de terapia con laser para el dolor, atención para enfermos de vitíligo y psoriasis, entre otros.

Referencia

21 noviembre 2012

Las soluciones de lentes de contacto usadas contienen virus gigantes

En julio del año pasado, investigadores en Francia describieron un inquiertante ejemplo de lo que podría suceder si no se tiene cuidado con la limpieza de los lentes de contacto.

Una paciente de 17 años había estado usando lentes de contacto mensuales por mucho más tiempo del recomendado, y enjuagándolos con solución limpia que había diluído en agua potable. El resultado final fué una infección ocular. Afortunadamente un poco de manejo cuidadoso la resolvió.

Mientras tanto, las personas que estuvieron a cargo de este caso, tomaron algo de la solución del estuche de sus lentes de contacto y comenzaron a cultivar cualquier parásito que pudiera crecer en él. Al final obtuvieron un ecosistema completo —todo contenido dentro de una sola clase de amiba. Entre los parásitos dentro de otros parásitos había virus gigantes, un virus que ataca otros virus, y una pieza móvil de ADN que puede insertarse en cualquiera de ellos.

Cuando al principio cultivaron la amiba de la solución de los lentes de contacto, encontraron que contenían dos clases de bacterias viviendo adentro. Pero también encontraron un virus gigante, al que llamaron virus Lentille. Estos virus se conocen desde hace tiempo, y tienden a afectar a las amibas, así que no es una sorpresa.

Mas recientemente, sin embargo, los investigadores descubrieron que estos virus pueden tener virus. O más precisamente virófagos. Infectando una amiba, el virus gigante construye lo que se convierte en una llamada “fábrica de virus” dentro de la célula, donde su material genético es copiado y nuevos virus son construídos de partes codificadas por sus genes. Los virófagos pueden propagarse de amiba en amiba, pero una vez que han entrado en la célula, se dirigen directamente a la fábrica de virus donde pueden replicarse.

Cuando los científicos secuenciaron el genoma del virus Lentille, encontraron algunos hechos sorpresivos. Para empezar, contenía un nuevo virófago dentro de él, al cual llamaron Sputnik. Una amiba infectada liberará partículas de virófagos, sugiriendo que el virus se podría mover entre estos organismos por sí solo. Pero los autores también encontraron una copia del virus insertado en el genoma del virus gigante Lentille. Y si una amiba fuera infectada con uno de estos virus gigantes, empezaría a producir el virófago.

En otras palabras, tiene dos maneras de propagarse. Como cualquier otro virófago, se puede propagar de amiba en amiba, y encontrará casa en cualquiera que también contenga un virus gigante Lentille. Pero una vez que encuentra una, se inserta él mismo en el genoma del virus gigante, asegurando que cualquier futura amiba que infecte tendrá una copia del virófago también. Aunque tiene preferencia de saltar dentro del genoma del virus gigante, puede saltar a cualquier parte. Esto podría causar mutaciones y acelerar la evolución de su huésped.

Observando la secuencia de algunos otros virus gigantes, también concluyeron que el virus Lentille no es el único que acarrea estos parásitos moleculares.

Los autores concluyen pintando una imagen de los virus gigantes como el apoyo a todo un ecosistema basado en el ADN de elementos genéticos móviles, que se extendió a otras amibas (y otros virus) mediante diferentes medios.

Los autores sugieren que solo se ha echado un vistazo a la superficie de esta gran diversidad de parásitos.

Referencia

Foto de ars technica

14 noviembre 2012

Ojo seco y Conjuntivitis alérgica

Este es un artículo publicado por Ernie L. Bowling en la Revista de Optometría.

El ojo seco y la alergia ocular son padecimientos comunes y son responsables de un gran número de visitas al médico. Las investigaciones de los últimos 20 años han estimado que la prevalencia del ojo seco es entre 5% y 30% entre varios grupos de edad.

Por otro lado entre el 15% y el 20% de la población estadounidense tiene predisposición genética a desarrollar cierta hipersensibilidad a las sustancias ambientales como el polen, o el polvo.

La experiencia sugiere que tanto el ojo seco como la alergia ocular se presentan con frecuencia en las clínicas. Y para hacer el diagnóstico más complicado ambas condiciones tienen síntomas muy similares. Pero es importante distinguir entre las dos y prescribir la terapia apropiada.

Ojo Seco. El ardor ocular es el primer síntoma del ojo seco. Los signos y síntomas incluyen tinción corneal y conjuntival, un menisco lagrimal reducido, sensación de cuerpo extraño, queratitis y fotofobia.

El ojo seco se define como una enfermedad multifactorial de las lágrimas y la superficie ocular que resulta en síntomas de malestar ocular e inestabilidad de la película lagrimal con daño potencial a la superficie del ojo.

Una anormalidad crónica de las glándulas de meibomio puede resultar en alteración de la película lagrimal, irritación ocular y enfermedad de la superficie ocular.

Conjuntivitis alérgica. Los síntomas principales de la conjuntivitis alérgica incluyen comezón, lagrimeo, ardor, sensación de cuerpo extraño y sequedad ocular. La comezón es el sello distintivo. Si está ausente tal vez no sea alergia.

El tallarse los ojos con fuerza llevará al empeoramiento de los síntomas. El signo más importante de la conjuntivitis alérgica es el enrojecimiento de la conjuntiva y párpados, inflamación de los párpados y secreción clara y muy líquida.

La inflamación de la superficie ocular es muy importante en la sintomatología de la conjuntivitis alérgica.

La falta de una adecuada película lagrimal y la inflamación de la superficie ocular agravan la irritación causada por los alergenos y la histamina. La película lagrimal sirve como una barrera contra los alergenos. Si los ojos están secos más alergenos llegan a la conjuntiva.

¿Comezón o ardor? Antes de la revisión física, se puede preguntar al paciente si hay más comezón o más ardor. Quienes se quejan de comezón sin otros síntomas de irritación ocular, generalmente tienen alergia ocular primaria. Pero quienes incluyen la comezón entre otros síntomas de irritación ocular, con frecuencia tienen ojo seco.

Revisar la historia médica puede ayudar en el diagnóstico. Después se hace un examen del ojo para confirmar el diagnóstico. Se busca evidencia de involucramiento de párpdos, incluyendo blefaritis o ptosis. Los signos caracterísiticos de alergia son inyección de la conjuntiva bulbar e hipertrofia papilar de la conjuntiva palpebral, ojeras o secreción anormal.

En casos de moderados a severos, el ojo seco puede ser diagnosticado en base a síntomas subjetivos y los signos encontrados con la lámpara de hendidura.

El tiempo de ruptura de la película lagrimal, que es el tiempo entre el parpadeo y la aparición de manchas secas, se mide generalmente con fluoresceína para identificar a los pacientes con ojo seco evaporativo. Las características del menisco lagrimal han sido útiles para identificar a los pacientes con ojo seco por deficiencia acuosa.

La prueba de Schirmer es la que se usa con más frecuencia para evaluar el ojo seco. La tinción con fluoresceína se usa ampliamente para detectar defectos en la superficie de la córnea.

Tratamiento. Muchos individuos con múltiples desórdenes de la superficie ocular requieren politerapia para resolver sus problemas oculares. La inflamación es una clave en las enfermedades de la superficie ocular. Así que los desinflamatorios son cruciales en el éxito del tratamiento. En todas las formas de ojo seco, se recomienda el suplemento de lágrimas mediante gotas de lágrima artificial o ungüentos.

Cada paciente debe ser tratado de manera individual en base a sus quejas y los signos clínicos junto con las enfermedades sistémicas. La aplicación de medicamentos de larga duración con conservadores puede causar alergia o inflamación. Pero esto se puede evitar usando lágrimas artificiales sin conservadores.

Se recomienda usar las gotas todos los días mientras dura la temporada de alergias y no solo cuando los síntomas empeoran. Si el paciente está tomando antihistamínicos orales sus molestias por ojo seco pueden empeorar. Dejar de tomar el antihistamínico oral puede revertir los efectos negativos en la producción de la glándula lagrimal.

Aunque la limpieza de los párpados se recomienda para blefaritis, se deben evitar cuando los pacientes tienen alergia ya que el tallado de los ojos empeora los síntomas y puede provocar inflamación. En casa los pacientes pueden ponerse fomentos calientes dentro de una bolsa de plástico o toalla, evitando las compresas húmedas directamente sobre la piel ya que puede resecar la piel y terminar en inflamación.

Alergia, ojo seco y blefaritis pueden estar presentes en cualquier combinación en cualquier paciente. Si la inflamación no es tratada los ciclos recurrentes llevarán a enfermedad crónica, empeoramiento de los síntomas y daño de la superficie ocular. Reconocer y tratar los componentes de la disfunción de la superficie ocular y educar a las personas acerca de sus condiciones puede ayudar mucho para obtener el alivio.

Referencia



07 noviembre 2012

Gotas para los ojos

Las molestias oculares leves, por fatiga ocular o alergias, pueden disminuir con gotas para los ojos. Pueden ser de tres tipos las que se obtienen sin receta:

  • Gotas descongestionantes. También llamadas vasoconstrictoras, blanquean los ojos constriñendo los vasos sanguíneos de la conjuntiva. Una o dos gotas pueden aliviar el enrojecimiendo ocular durante varias horas. Si la mejoría no es rápida consulte al médico.
  • Gotas para alergia. Algunas gotas incluyen antihistamínico que alivia las alergias estacionales. No deben usarse más de dos o tres veces al día, a menos que el médico así lo indique.
  • Gotas lubricantes. También llamadas lágrimas artificiales contienen sustancias que retienen agua en forma semejante a como lo hacen las propias lágrimas. Una o dos gotas pueden aliviar la irritación o sequedad ocular y puede usarlas las veces que sea necesario.

Pero las gotas para los ojos pueden contener medicamentos o preservadores químicos que pueden causar una reacción alérgica. Si los ojos o los párpados se enrojecen, se hichan o dan comezón después de usar las gotas, deje de usarlas y hable con su médico.

Siempre use la dosis recomendada de gotas para los ojos. Usar las gotas mas frecuentemente puede acarrear problemas. Por ejemplo, si usa gotas descongestionantes con demasiada frecuencia, la irritación puede aumentar cuando desaparece el efecto. Si tiene riesgo de glaucoma de ángulo cerrado, no use gotas con antihistamínicos porque pueden provocar un ataque de glaucoma.

Para aplicarse las gotas para los ojos, incline la cabeza hacia atrás y tracciones suavemente el párpado inferior lejos del ojo para hacer un espacio donde dejará caer la gota. No deje que la punta del frasco toque el ojo. Cierre los ojos y no parpadee. Mantenga los ojos cerrados un minuto.

Referencia